¡De regreso el cubrebocas! Ceniza del Popocatépetl durará varios meses más, advierte la UNAM

Si pensabas que ya te habías librado del cubrebocas tras el fin de la emergencia por Covid-19, olvídalo, ya que la ceniza del volcán Popocatépetl nos obligará a usarlo nuevamente y no solo serán unas cuantas semanas: ¡podrían ser varios meses!

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) señaló que integrantes del Comité Científico Asesor del Volcán, luego de una conferencia de prensa, coincidieron en que las emisiones de ceniza intensas del Popocatépetl continuarán en los próximos meses.

La entidad académica explicó que estas emisiones podrían llegar a la Ciudad de México en junio y julio, debido a que estos meses son parte de la época del año en la que los vientos se dirigen hacia la capital del país.

731 716
La ceniza puede causar cierta irritación en los ojos vías respiratorias y la piel Foto Cenapred

Robin Campion, investigador del Departamento de Vulcanología del Instituto de Geofísica (IGEF) de la UNAM, detalló que la actividad de “Don Goyo” sigue en aumento. Sin embargo, aún no se alcanzan los niveles que se registraron entre 2012 y 2013.

El experto detalló que el magma arrojado por el volcán es juvenil, por lo que es “muy caliente y rico en gases; es el motor de las erupciones”. Es lo que produce la fragmentación, producción de ceniza y erupción.

En su intervención, Servando de la Cruz Reyna, investigador del IGEF, indicó que este no es el primero ni será el último evento eruptivo del Popocatépetl. Minimizó las alarmas al apuntar que los datos que se tienen hasta el momento no indican que la actividad sea diferente a lo que se ha visto en los últimos 27 años.

La actividad actual es de un periodo menor y fácil de gestionar por el volcán, porque la cantidad de magma y de gas emitidos permiten que el magma viejo se libere con mayor facilidad, precisó el científico.

731 715
La comunidad científica recomendaron a la población mantener las medidas de precaución en especial el regreso del uso del cubrebocas FOTO Cuartoscuro

¿Es para preocuparse?

La respuesta es no. Carlos Valdés González, también investigador del IGEF, recordó que en el país hay más de 2 mil volcanes y 48 están activos o son potencialmente activos. Esto no ha sido impedimento para que haya poblaciones cercanas a los colosos de la naturaleza.

Aproximadamente, completó, el 60 por ciento de la población vive sobre suelos que recibieron en el pasado los efectos de los volcanes. Estos lugares tienen terrenos sumamente fértiles.

“Hay que ver a los volcanes no sólo como un elemento que causa daños y preocupación, sino por el contrario. Lo podemos ver ahora con el Popocatépetl, toda la zona de Puebla es una región muy fértil debido a que existe el material para los suelos y el mismo volcán”, acotó.

El especialista invitó a la población a aprender a convivir con los volcanes y a respetarlos cuando hay actividad como la que tenemos ahora, que ha llevado a las autoridades a declarar la Fase 3 del color amarillo en el Semáforo de Alerta Volcánica.

731 726
El magma arrojado por el volcán es juvenil por lo que es muy caliente y rico en gases es el motor de las erupciones Foto Cenapred

¿Qué hay que hacer con la ceniza del Popocatépetl?

A pesar de que la comunidad científica calmó las aguas con sus palabras, recomendaron a la población mantener las medidas de precaución, en especial el regreso del uso del cubrebocas.

Ana Lillian Martin del Pozzo, investigadora del departamento de Vulcanología del IGEF, expuso que es necesario tener cuidado con la ceniza volcánica. Puede causar cierta irritación en los ojos, vías respiratorias y la piel, inclusive algunas personas han referido ardor en la cabeza.

“No queremos que nadie se enferme, y apostamos más por una cultura de prevención”, subrayó y agregó una serie de recomendaciones para evitar sufrir daños por estos fragmentos que expulsa el volcán:

  • Recoger la ceniza y evitar rociarle agua porque se forma una masa que puede tapar las coladeras
  • Barrerlas de techos y tejados, ya que se trata de material pesado que puede colapsarlos
  • Usar sombrero y lentes
  • No tallarse los ojos
  • Tapar contenedores de agua, puertas y ventanas
  • Procurar no manejar ni activar los limpiaparabrisas de los automóviles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio